Epicondilitis (Extendido). La punta de un GRAN iceberg

Actualizado: 10 oct

Un iceberg es gran masa de hielo que flota en el mar. Desde la superficie sólo podemos ver lo que asoma por encima del agua. Pero lo que hay por debajo queda oculto a simple vista. Para conocer el tamaño de trozo de hielo debemos bucear hacia las profundidades a lo Jacques Cousteau, y lo mismo ocurre con la epicondilitis.


Antes de sumergirnos en las a explorar, he de aclarar que el termino "epicondilitis" se queda corto para definir el asunto/iceberg que nos ocupa. Pero para no perdernos definiremos "cualquier dolor que ocurra en la cara lateral del codo" como epicondilitis, aunque el termino no se del todo correcto.

Dicho esto, se suele generalizar la epicondilitis como "inflamación del tendón común de los músculos epicondíleos", básicamente los músculos que extienden/abren la mano (carpo)

Aunque el problema/iceberg puede tener varias caras y aristas (luxación de la cabeza del radio, plica sinovial de la cabeza del radio, inestabilidad articular cubito-humeral, neuralgia del nervio radial, del nervio cutáneo posterior, etc, etc), todas estas caras pueden tener un origen común y pertenecer al mismo bloque de hielo.


Voy a centrarme en la causa por la que más gente viene a consulta:

El prototipo de paciente con "epicondilitis" tiene un dolor en la cara lateral del codo y es capaz de señalar con un dedo e-x-a-c-t-a-m-e-n-t-e donde le duele (aquí, aquí, aquí - dice señalando con la punta del dedo sobre el codo).


Si miramos con la lupa del ecógrafo y nos asomamos al interior del tejido/tendón es posible

que encontremos un tendón engrosado, con degeneración del tejido, hipervascularización.

Podemos deducir que probablemente de bioquímica del tendón esté alterada y sea adecuado aplicar técnicas de electrólisis percutánea (EPTE), readaptar las cargas de trabajo a las que se al tendón y que "son la causa de su lesión" y prescripción de ejercicio para adecuar el tendón y hacerlo más fuerte para poder soportar las cargas de trabajo.

Todo bien! todo de acuerdo y cierto. PERO!

Pero en muchas ocasiones insuficiente porque la sobrepasar los limites de carga del tendón de los epicondíleos no se debe SÓLO al exceso de trabajo de los epicondíleos. También a la FALTA de activación de los músculos de la escápula. Si nos queremos levantar de una silla usamos las dos piernas, pero si una de las piernas dejara de funcionar nos costaría mucho más. Y la pierna que sigue funcionando se sobrecargaría más de lo normal y terminaría por dañarse. Es lo que le ocurre al binomio codo-hombro.


Pero ¿por qué deja de funcionar el hombro?. Para entenderlo debemos deconstruir el mecanismo de lesión. Es ejemplo más frecuente: LA FREGONA.


Cuando queremos escurrir la fregona nos colocamos inicialmente con:

  • Mano dominante (ej.: mano derecha) en flexión de muñeca sosteniendo el palo de la fregona

  • Codo despegado del cuerpo. Abducción de hombro

  • Hombro en rotación interna

Y cuando realizamos la fuerza para escurrir el agua realizamos los siguientes movimientos de manera simultanea:

  • La mano dominante realiza una extensión de muñeca para hacer que el palo gire en el sentido de las agujas del reloj. (músculos epicondíleos)

  • Codo se pega el cuerpo. Aducción de hombro (músculo dorsal ancho, redondo mayor)

  • El hombro gira hacia la rotación externa (músculo infraespinoso y redondo menor)


Este movimiento sincronizado entre las partes se conoce como "sinergia muscular", varios músculos se suman a la misma acción para poder desarrollar más fuerza que por si solos.

Ocurre que al realizar estos movimientos de manera repetitiva durante mucho tiempo o de manera brusca ocasiona una inhibición muscular de uno o varios de los músculos implicados en el gesto de escurrir la fregona. Es entonces cuando la sinergia muscular se rompe, y el trabajo que antes hacían varios, ahora lo hacen unos pocos. Y estos pocos sufren mayor sobrecarga y lesiones. Estos desgraciados son habitualmente los epicondíleos.


¿Quién se inhibe y por qué?

Si hacemos una valoración de la fuerza muscular de todos los músculos implicados en el gesto de escurrir la fregona, descubriremos que el infraespinoso ha perdido gran parte de su capacidad de generar fuerza y además puede que sufra una atrofia muscular (además de poder ser también esta la causa de una tendinitis del tendón común supraespinoso-infraespinoso). ¿Qué ha pasado? Esta es una breve lista de las posibles causas.

  • Fatiga muscular por exceso de trabajo

  • Inhibición por dolor. El mismo tendón del infraespinoso puede estar dañado y generar dolor e inhibición.

  • Compresión del nervio supraescapular por congestión muscular repetida (contracciones musculares) que causa inhibición de los músculos a los que controla: supraespinoso e infraespinoso (repito, posible origen también de tendinitis del supraespinoso-infraespinoso)

Para solucionar el problema debemos recuperar la sinergia muscular:

  • Recuperar los epicondíleos dañados (epicondilitis)

  • Recuperar la función y fuerza de los músculos rotadores externos del hombro. Principalmente infraespinoso

  • Prevenir la sobrecara y sobre todo, PREPARAR al cuerpo a resistir la sobrecarga de trabajo mediante un plan de entrenamientos adecuado.

RESUMEN:

  • Tratar el tendón de los epicondíleos.

  • Importante la valoración global de la sinergia muscular y el estado de los tejidos.

  • Tratar mediante fisioterapia las estructuras afectadas

  • Adecuar la carga de trabajo y la capacidad física del trabajador (aumentar la fuerza-resistencia) para hacer frente a la resistencia que tiene que vencer mediante un plan de entrenamientos. Y recuperar la sinergia muscular.

15 visualizaciones0 comentarios