Técnicas empleadas en fisioterapia

La siguiente información sirve para informar a los pacientes sobre la finalidad, procedimientos y contraindicaciones de las diversas técnicas y tratamientos que se aplican en fisioterapia. Si tiene alguna pregunta o quisiera saber más sobre las técnicas, no dude en preguntar a su fisioterapeuta.

El propósito de esta información no es alarmarle ni liberar de responsabilidad al fisioterapeuta que le atiende. Simplemente representa un esfuerzo para que usted conozca mejor los hechos y pueda tomar la decisión libre y voluntaria de autorizar o rechazar dicho procedimiento.

Punción seca.

 

La Punción Seca es una técnica invasiva que tiene como objetivo principal disminuir o hacer desaparecer el dolor y disfunción de los Puntos Gatillo Miofasciales (PGM), comúnmente conocidos como contracturas. Estos PGM se sitúan dentro de una banda tensa muscular, y se caracterizan por ser dolorosos a la compresión (pudiendo provocar dolor referido a otras zonas del cuerpo), y por su capacidad para provocar disfunciones. La técnica consiste en la introducción de una fina aguja estéril habilitada para dicha técnica, con el objetivo de llegar directamente al PGM que anteriormente se ha localizado mediante la palpación, y con la finalidad de reproducir, tratar y eliminar el dolor
muscular del paciente, ya sea local o referido.


Las contraindicaciones a tener en cuenta se enumeran a continuación:

 

  • Pacientes con previas reacciones adversas a las agujas.

  • Tratamiento con anticoagulantes o antiagregantes.

  • Alteraciones en el sistema inmunitario.

  • Enfermedades infecciosas (VIH, hepatitis…).

  • Problemas epilépticos.

  • Procesos neoplásicos (cáncer).

  • También punción sobre zonas con linfedema, enfermedades dérmicas(psoriasis, infecciones…), heridas, erosiones o cicatrices.

  • Posibles problemas de alergia a los metales (especialmente al níquel) y a los guantes de látex.

  • Se deberá evitar la punción durante los 3 primeros meses de embarazo y posteriormente zonas que puedan afectar al feto.

  • No disponer del consentimiento informado por parte de los pacientes o tutores de menor de edad.


Si usted se encuentra en alguna de las anteriores circunstancias, deberá
comunicarlo al fisioterapeuta.


Las reacciones adversas son escasas, su mayoría se pueden evitar con las medidas pertinentes: dolor a la punción y pospunción que normalmente no supera las 48 horas, sangrado, hematoma, mioedema, rotura de la aguja,neumotórax, quemaduras (aplicación de electricidad asociada a la punción), sensación eléctrica por contacto con un nervio, lesión en órganos o nervios, shock anafiláctico, infección del paciente y del fisioterapeuta por punción accidental con una aguja infectada y reacciones vegetativas leves (palidez, sudoración, piloerección…) y excepcionales (síncope vasovagal).

TMO. Terapia Manual Ortopédica: Manipulación articular.

 

La manipulación articular, consiste en un movimiento pasivo realizado de
manera súbita a alta velocidad y pequeña amplitud. Esta se realiza dentro de
los limites del rango articular de la articulación y puede venir acompañada
con un chasquido. Tiene como objetivo recuperar el movimiento en disfunción,
mejorando así su funcionalidad y actuando sobre mecanismos de modulación
del dolor que pueden facilitar el movimiento indoloro. Además, va reducir el
tono y la protección muscular existente y permitir una mayor tolerancia a la
lesión y una mejor nutrición y reparación.


Las contraindicaciones a tener en cuenta se enumeran a continuación:

 

  • Procesos neoplásicos (cáncer),

  • Procesos inflamatorios agudos.

  • Antecedentes de reciente fractura (posible retardo en la consolidación).

  • Lesión cutánea abierta o procesos de cicatrización.

  • Procesos infecciosos articulares u óseos (osteomielitis infecciosa).

  • Osteopenia (osteoporosis y osteomalacia),

  • Degeneraciones articulares (artritis, artrosis, inestabilidad vertebral…).

  • Malformaciones congénitas articulares y óseas (cráneo-cervicales, espina bífida, escoliosis idiopática severa…),

  • Alteraciones cardiocirculatorias y hematológicas (arteriosclerosis, hipertensión arterial elevada, infarto de miocardio reciente…).

  • Alteraciones neurológicas (hernia o prolapso discal, mielopatías agudas…).

  • Reemplazos articulares,

  • Pérdida de estabilidad esquelética o ligamentosa (roturas).

  • Embarazo.

  • Enfermedades psiquiátricas graves o pacientes con gran temor a la técnica.

  • No disponer del consentimiento informado por parte de los pacientes o tutores de menor de edad.

 

Si usted se encuentra en alguna de las anteriores circunstancias, deberá comunicarlo al fisioterapeuta.

 

Las reacciones frecuentes que puede presentar son: el paciente puede referir molestias locales en tejidos adyacentes a la articulación tratada e incluso sensación de fatiga y somnolencia que desaparecen en poco tiempo. Los riesgos infrecuentes que deben tenerse en cuenta son: mareo, síncope, accidente cerebrovascular (manipulación cervical), agravamiento de lesión, fractura en casos de osteoporosis grave, ciatalgia (parálisis muscular en la pierna o pie) o cervicobraquialgia (parálisis muscular en el antebrazo o mano), tetraplejia, paraplejia y síndrome de la cola de caballo.
Si usted presenta alguna de estas reacciones deberá comunicarlo al fisioterapeuta o acudir al hospital más cercano.

Electroterapia y TECAR

 

La electroterapia consiste en el tratamiento de enfermedades o alteraciones metabólicas de los tejidos mediante la aplicación de energía electromagnética en el organismo, con el objetivo de producir reacciones biológicas y fisiológicas en dichos tejidos. Según su aplicación y el objetivo deseado, podemos conseguir efectos electroquímicos, efectos motores (excitomotor), efectos sensitivos (analgesia) y efectos sobre el aporte energético para la mejora del metabolismo (térmico; TECAR).


Las contraindicaciones generales son escasas y dependerán de la correcta aplicación de la técnica utilizada. Se enumeran a continuación:
• Aplicación sobre zonas de parestesias, mucosas, isquémicas,
hemorragias recientes e infecciones cutáneas, zonas con linfedema,
enfermedades dérmicas (psoriasis, infecciones…), heridas, erosiones o
cicatrices.

  • En pacientes con procesos agudos, fiebre o problemas circulatorios.

  • Enfermedades cardiacas o portadores de marcapasos.

  • Portadores de osteosíntesis.

  • Procesos neoplásicos (cáncer).

  • Afecciones del sistema nervioso central (espasticidad, miopatías, esclerosis múltiple…).

  • En algunos casos, se debería evitar zonas como la parte anterior del cuello, cervicales altas y zonas óseas superficiales.

  • Mujeres embarazadas en algunos casos, especialmente durante los 3 primeros meses de embarazo y posteriormente zonas que puedan afectar al feto.

  • No disponer del consentimiento informado por parte de los pacientes o tutores de menor de edad.

 

Si usted se encuentra en alguna de las anteriores circunstancias, deberá comunicarlo al fisioterapeuta.
 

Las reacciones adversas son escasas, su mayoría se pueden evitar con las medidas pertinentes: dolor durante y después de la aplicación, contracturas, quemaduras internas o externas, irritación de la piel, hipersensibilidad y
agravamiento del proceso patológico si no se han tenido en cuenta las contraindicaciones.

EPTE. Electrólisis Percutánea Terapéutica

 

La electrólisis percutánea es una técnica invasiva en la que a través de una aguja estéril se aplica una corriente continua (galvánica) buscando producir una reacción electroquímica en la estructura que se desea, con el objetivo de
provocar una inflamación local y así permitir la fagocitosis y la reparación del tejido afectado. Durante su aplicación, se utiliza el control ecográfico, para hacer un seguimiento continuo de la técnica y para que esta sea más precisa y efectiva posible.


Las contraindicaciones a tener en cuenta se enumeran a continuación:

  • Pacientes con previas reacciones adversas a las agujas.

  • Tratamiento con anticoagulantes o antiagregantes.

  • Alteraciones en el sistema inmunitario.

  • Enfermedades infecciosas (VIH, hepatitis…).

  • Problemas epilépticos.

  • Procesos neoplásicos (cáncer).

  • También punción sobre zonas con linfedema, enfermedades dérmicas (psoriasis, infecciones…), heridas, erosiones o cicatrices.

  • Posibles problemas de alergia a los metales (especialmente al níquel) y a los guantes de látex.

  • Se deberá evitar la punción durante los 3 primeros meses de embarazo y posteriormente zonas que puedan afectar al feto.

  • No disponer del consentimiento informado por parte de los pacientes o tutores de menor de edad.

  • En pacientes con procesos agudos, fiebre o problemas circulatorios.

 

Si usted se encuentra en alguna de las anteriores circunstancias, deberá comunicarlo al fisioterapeuta.


Las reacciones adversas son escasas, su mayoría se pueden evitar con las medidas pertinentes: dolor a la punción y pospunción que no normalmente no supera las 48 horas, sangrado, hematoma, mioedema, rotura de la aguja, neumotórax, quemaduras (aplicación de electricidad asociada a la punción), sensación eléctrica por contacto con un nervio, lesión en órganos o nervios, shock anafiláctico, infección del paciente y del fisioterapeuta por punción accidental con una aguja infectada y reacciones vegetativas leves (palidez, sudoración, piloerección…) y excepcionales (síncope vasovagal).

tDCS. Estimulación Eléctrica Transcraneal

 

La tDCS – estimulación transcraneal por corriente directa, es una técnica de neuromodulación cerebral que aplica una corriente galvánica a baja intensidad sobre el cuero cabelludo (transcraneal) con el objetivo de estimular áreas específicas del cerebro. La aplicación de estimulación eléctrica transcraneal se realizará colocando diferentes electrodos en el cráneo en función de las áreas corticales a estimular en cada caso y la aplicación de una corriente galvánica (constante) a través de dichos electrodos. Durante la estimulación se produce una alteración del potencial de membrana de la neurona dependiendo de su polaridad.

En definitiva, la aplicación de tDCS produce un efecto neuromodulador de la excitabilidad neuronal y favorece la neuroplasticidad cerebral, en la zona cerebral de aplicación, y por tanto la reorganización de sus conexiones neuronales, requiriéndose para ello la aplicación de varias sesiones de manera regular, favoreciendo la mejora clínica de múltiples patologías como las que se describen a continuación.

La aplicación estimulación transcraneal por corriente directa debe ser mediante un dispositivo con certificado sanitario para este uso previsto como es el caso de EPTE® Bipolar System

La aplicación de estimulación transcraneal por corriente directa (tDCS) es no invasiva e indolora. La introducción de esta técnica en la práctica clínica permite su combinación con otras técnicas, como neuromodulación percutánea, electrólisis percutánea, ejercicio terapéutico, etc…, permitiendo la potenciación de las mismas, acelerando los tiempos de recuperación y reduciendo el consumo de fármacos.

Para la correcta aplicación de la tDCS se requiere que la misma se realice con una formación previa, que permite conocer los protocolos específicos para cada tipo de patología, así como las dosis de corriente aplicable, parámetros deseados, aspectos de seguridad en la aplicación de la técnica como por ejemplo la densidad de corriente máxima, efectos adversos y contraindicaciones.

La aplicación de tDCS tiene una gran evidencia científica, siendo su origen el campo de la psiquiatría y la psicología, y en los últimos años la evidencia en campo del dolor y trastornos motores la posiciona como una técnica aplicable en el sector de la fisioterapia.

Los campos de aplicación de esta técnica son:

  • Dolor neuropático crónico.

  • Dolor Crónico

  • Trastornos motores originados por lesiones neurológicas como los derivados de accidente cerebrovascular (ICTUS) u otros.

  • Rehabilitación motora (aprendizaje neuromotor).

  • Migrañas

  • Atención

  • Depresión

  • Ansiedad

  • Adicciones

Existiendo un ámbito de aplicación No médico que es la Fibromialgia.

El uso de la terapia tDCS en pacientes con fibromialgia se define como uso NO médico debido a que la fibromialgia no se considera a nivel internacional una patología con entidad propia si no un síndrome. Debido a los efectos positivos respecto a los síntomas asociados a la fibromialgia que se han obtenido en diferentes estudios, se considera una aplicación de ámbito No médico.

El dispositivo EPTE® Bipolar System que permite la aplicación de esta técnica dispone de Certificado CE sanitario.

Los efectos adversos de aplicación de esta técnica son leves, siendo:

  • Picor.

  • Hormigueo.

  • Dolor de cabeza (transitorio).

  • Sensación de quemazón.

  • Incomodidad.

No se recomienda en:

  • Pacientes con desfibrilador.

  • Pacientes con marcapasos.

  • Pacientes con estimulador cerebral.

  • Pacientes con metales intracraneales implantados.

  • Pacientes con cráneo abierto, después de la trepanación.

  • Piel dañada o cicatrices recientes.

  • Pacientes pediátricos (menores de 14 años).

  • Embarazadas.

Transcripción directa de la página web del dispositivo EPTE que utilizamos en nuestro centro. Para más información visite: https://www.electrolisisterapeutica.com/tdcs-estimulacion-transcraneal-corriente-directa/

NMPe. Neuromodulación Percutánea Ecoguiada

 

La neuromodulación percutánea ecoguiada (NMP) (Peripheral Neuromodulation: A Review: Teodor Goroszeniuk & David Pang) es una técnica consistente en introducir agujas de acupuntura o punción seca, en la proximidad del nervio periférico, conectada a un dispositivo eléctrico de corrientes tipo PENS, o PENS BURST que permita ajustar diferentes parámetros como: la frecuencia, ancho de pulso e intensidad, para obtener una señal eléctrica de manera más selectiva y eficaz.

En cuanto al procedimiento, se aplica en diferentes estructuras neurales en relación a una evaluación previa de la sintomatología y disfunción del paciente, con el fin de promover cambios en el sistema nervioso periférico y central, modulando el comportamiento anormal de la vía neural causado por el proceso de la enfermedad.

La aplicación de la misma debe ser realizada de manera ecoguiada con el fin de ser precisos y seguros durante el proceso de introducción de la aguja y posterior tratamiento, así como con un dispositivo con certificado sanitario para este uso previsto como es el caso de EPTE® Bipolar System

Caben destacar las aplicaciones de la neuromodulacion percutanea en los siguiente campos:

  • el tratamiento del dolor agudo y crónico de origen músculo esquelético como puede ser dolor lumbar, postoperatorio, neuropático, cervical crónico de origen miofascial, ATM, entre otros.

  • restablecer la función del sistema nervioso, a nivel periférico y central, en aspectos relacionados con disfunción sensitiva o motora.

  • mejorara de la función neuromuscular, los patrones de reclutamiento muscular así como el control motor.

El dispositivo EPTE® Bipolar System que permite la aplicación de esta técnica dispone de Certificado CE sanitario.

No se recomienda en los siguientes casos:

por los riesgos asociados a la técnica invasiva y el paso de corriente (*debe ser valorado por cada profesional, dentro de un contexto clínico específico).

  • Artritis infecciosas.

  • Cardiopatías / Arrítmicas cardíacas.

  • Embarazo.

  • Úlceras cutáneas y otras infecciones de piel.

  • Endoprótesis y/o osteosíntesis en la zona de aplicación.

  • Marcapasos.

  • Procesos oncológicos.

  • Tromboflebitis / Historial de insuficiencia vascular en las piernas.

  • Discrasias sanguíneas.

  • Menstruación.

  • Fobia a las agujas.

  • Miedo a la estimulación eléctrica.

  • Aplicación en Glándulas endocrinas.

  • Pacientes con alteración de la sensibilidad.

  • Pacientes con alteraciones neurológicas de origen central y periférico.

  • Pacientes con alteraciones neurovegetativas.

  • Pacientes pediátricos (menores de 14 años).

  • Condiciones médicas complicadas.

  • Deterioro cognitivo.

  • Abuso de drogas o alcohol.

Transcripción directa de la página web del dispositivo EPTE que utilizamos en nuestro centro. Para más información visite: https://www.electrolisisterapeutica.com/neuromodulacion-percutanea-ecoguiada/

Ecografía Musculoesquelética

 

La ecografía es una técnica de exploración que utiliza ondas ultrasónicas. Estas ondas penetran en los tejidos y rebotan con un "eco" que es interpretado por el ecógrafo en forma de imágenes. Estas ondas no presentan ningún tipo de radiación ionizante (rayos X) o campo electromagnético potente (resonancia magnética) que pueda causar algún tipo de daño y perjuicio para el paciente.

El propósito de realizar una exploración mediante ecografía musculoesquelética es valorar el estado de los tejidos (músculos, tendones, ligamentos, nervios, capsula articular, etc) en tiempo real, por lo que también se puede realizar valoraciones del movimiento de estos y determinar si existe algún tipo de alteración de la dinámica de estos tejidos.

Durante la exploración es posible sentir alguna leve molestia debido a la presión del transductor sobre la zona dolorida anteriormente.

Debido a que se trata de una técnica inocua, no existe ningún tipo de contraindicación.

Habla con nosotros

¿Qué necesitas ?

Glorieta Los Carrascos, 23 Benidorm

03501 Alicante .

Junto a la Calle Ruzafa

2021 Kineo